banner domingos

   

banner contacta mudanza

   

banner asesoria

   

avatar2villaverde

   

logo tagliatella

logo Francam

logo bricomart

   

logo CNT seapaa

   

banner hablan-los-compas

 

quecnt

   

jefe-grito-bullying-mobying-acoso-laboralLamentablemente en el SXXI el machismo y la misoginia sigue instaurado en nuestra sociedad, que se jacta de ser avanzada de la manera más cotidiana. Está en todos los ámbitos: familia, trabajo, amistades, ocio… etc. Como mujer trabajadora y militante de CNT, voy a intentar explicar cómo el machismo está tan interiorizado, que hasta los convenios colectivos que firman los que dicen ser los representantes de trabajdores/as con la patronal, o los planes de igualdad redactados supuestamente para protegernos, son tremendamente dañinos, y no hacen más que empeorar la situación y seguir amparando al patriarcado como única forma de relación social, y tachando a las mujeres de histérica y exageradas.

El sector de la hostelería es machista, seguramente no más que otros, pero como este es el que conozco es el que voy a analizar. Los convenios son machistas y los planes de igualdad son machistas. Partiendo de la base de que los puestos de poder, tanto en empresas como en sindicatos, los ocupan hombres, os podéis imaginar lo que puede salir de un plan de igualdad. En un abuso de poder aplastante por parte de la patronal y amparado por los sindicatos mayoritarios, resulta que cualquier empresa puede sancionarte sin que ningún órgano de esta te pregunte por tu versión de los hechos. En el caso de una discusión, por ejemplo, no tienen por qué preguntarte si tú también te sentiste ofendida, o intimidada, o si esa discusión viene provocada por un comportamiento inadecuado y repetitivo por parte de la dirección. Simplemente te sancionan, con la versión única del superior claro está. También te pueden sancionar por tener pequeños descuidos en la conservación de los alimentos o del material, sin plantearse siquiera si estos vienen motivados por una sobre carga de trabajo .Incluso pueden sancionarte por cambiarte de domicilio y no comunicárselo a la empresa.

Te preguntaras qué coño le importa a tu jefe donde vives si aunque vivas en la China, no va a ser excusa para que llegues tarde al trabajo (si esto se repite tres veces también es sancionable ) Pero ¿Dónde te van a mandar el burofax comunicándote una sanción, o el despido si no sabes dónde vives? Por lo que los sindicatos mayoritarios recomiendan decirle a tu jefe donde vives, para que te pueda despedir o sancionar sin mediar palabra contigo, pero que no te cojas el día que te corresponde por mudanza, para que no te etiqueten como vago/a. Ahora tú te tienes que gastar el dinero en un abogado y acudir a la justicia para que solucione está sanción. Ya tenemos al jefe acusándote y a un tercero (el juez) diciéndote si tienen o no razón y todavía nadie te ha preguntado tu versión. Además como la justicia es lenta, y las empresas lo saben, antes de que salga la resolución de la primera sanción puedes haber acumulado tres sanciones y estar en la puta calle con un despido disciplinario, tres sanciones recurridas y denunciando tu despido y todo eso en menos que sirves un café con leche, corto de café, con la leche templada, en vaso y sacarina. El tema de las sanciones es algo que puede pasarte a cualquier trabajador claro está, independientemente de tu género. ¿Pero qué pasa si este tipo de abuso de poder lo comparamos con un acoso sexual o acoso por cuestión de género en el trabajo? El procedimiento cambia radicalmente.

Basándonos en el ALEH (Acuerdo Laboral de ámbito Estatal en Hostelería) el protocolo de actuación para prevenir el acoso sexual o por razón de sexo en el trabajo es el siguiente: Después de haber sufrido el acoso, y después de haber encontrado el valor y las fuerzas para denunciarlo, lo primero que abre es un procedimiento informal en el cual la víctima se siente a hablar con el agresor para explicarle que su comportamiento no es bien recibido y que cese. Esto se recomienda cuando el acoso no es directo si no ambiental, nuestro querido patriarcado de la mano de la patronal y de los que redactaron este tremendo párrafo ya nos explicaran como es un acoso no directo pero que está en el ambiente. El ambiente no acosa, no discrimina, lo hacen las personas. Si este procedimiento se hubiese intentado sin éxito, mire usted que disparate, como no va a resultar exitoso un procedimiento en el que te sientas frente a tu acosador para pedirle de buenas maneras (no te puedes alterar que te pueden sancionar, y ya sabemos que en ese procedimiento nadie te va a pedir opinión) que por favor deje de acosarte y que elimine esa conducta opresora en el trabajo, pasaríamos al proceso formal.

Para iniciar este proceso primero tienes que redactar un escrito, explicando detalladamente los incidentes, porque claro si el proceso informal no ha salido con éxito es tú culpa, que no te has explicado bien y tienes que volver a reafirmarte en tu denuncia, no vaya a ser que todo esto haya sido un mal entendido y solo sea un momento de histeria y exageración. Después de este trámite se abre un expediente, ya estabais esperando que dijese expediente sancionador ¿verdad? pues no, es un expediente para escuchar a todas las partes del proceso para intentar esclarecer los hechos(os recordamos que esto no es una sanción) no vaya a ser, que después de denunciar, pasar por un procedimiento informal, si procede, hacer un escrito relatando los hechos, tu agresor se vaya a sentir ofendido porque nadie le ha escuchado a él todas esas cosas importantes que tiene que decir.

Durante este trámite si lo deseas, o lo desease el agresor y siempre que sea posible, puedes pedir un cambio de puesto de trabajo. Fíjate tú que consideración, que después de ser acosada te den la posibilidad, siempre que sea posible, de cambiar de puesto de trabajo, porque claro eres tú la que sobra, tus denuncias, tu histeria y tu exageración. Este proceso es totalmente confidencial (para ambas partes, víctima y agresor) en ningún momento se nos ha pasado por la mente que un hombre machista pueda soltar en su corrillo machirulo “ mira la zorra esa, que me ha denunciado por acoso sexual, se creerá guapa la muy puta, ya la gustaría a ella que la diese un buen meneo”

Y después de este largo proceso y solo si los hechos han podido ser constatados pasamos por fin al proceso sancionador ¿especial? No. El mismo que regula cualquier tipo de conducta en el ámbito de trabajo que la patronal y esos que dicen ser nuestros representantes han calificado como graves, poniéndolo al mismo nivel que un hurto a la empresa, bajar tu rendimiento laboral de forma voluntaria o reñir frecuentemente con tus compañeros/as(ni que decir cabe , que para estas acusaciones no te van a pedir tu versión)

Si después de denunciar, hablar con tu agresor, redactar un escrito, abrir un proceso informativo se demuestra que eres, como ya pronosticaron desde un principio, una histérica y exagerada y no se pueden constatar los hechos, no te preocupes, que no tomaran medidas contra ti, velarán por que esas conductas no se produzcan (si se producen, pues ya te sabes todos los tramites que tienes que volver a pasar) y si se puede, si no pues te jodes, organizaran el trabajo de tal forma que no tengas un contacto continuo con tu agresor, que no esporádico, que ya se sabe “que una vez al año no hace daño” Pero no está todo perdido, en caso de que los hechos sean evidentes, notorios y graves bajo la visión del patriarcado y la patronal, podrán saltarse todo este procedimiento y adoptar las medidas disciplinaras que crea oportunas. Ya puedes dormir tranquila la patronal y el patriarcado están velando por tu dignidad.

Este texto está basado en los artículos 38, 40 y 51 del V ALEH.

#SinoEsFeministaNoesMiLucha #CamarerasEnPie

Susana, delegada sindical en La Tagliatella

 

   
© Confederación Nacional de Trabajo - Leganés