banner domingos

   

banner contacta mudanza

   

banner asesoria

   

avatar2villaverde

   

logo tagliatella

logo Francam

logo bricomart

   

logo CNT seapaa

   

banner hablan-los-compas

 

quecnt

   

Hablan l@s compas

cenp fucsiaEl pasado 25 de noviembre durante el horario de cenas un viejo fantasma recorrió el Centro Comercial Parquesur, el fantasma del sindicalismo revolucionario, y como no podía ser de otra forma, de manos de la CNT y en concreto de la sección sindical que el sindicato mantiene desde hace 2 años en La Tagliatella. Una veintena de personas se concentraban frente al restaurante de esta conocida cadena de cocina italiana denunciando que mientras la empresa tira la comida en perfecto estado niega el menú de personal a la plantilla, derecho que sí disfrutan jefes, gerentes y encargados.

De esta reivindicación de la plantilla se han hecho eco distintos medios nacionales e internacionales, pero creo que no se puede entender la lucha de la sección sacando una denuncia concreta, de ahí que me disponga como militante de la CNT que ha permanecido cerca del conflicto durante estos años a escribir este pequeño texto, porque en el conflicto de “Las Taglis” subyacen diferentes luchas que se plantean imprescindibles para la clase trabajadora.

Leer más:"O como, o te como", el sindicalismo revolucionario de “Las Taglis”

jefe-grito-bullying-mobying-acoso-laboralLamentablemente en el SXXI el machismo y la misoginia sigue instaurado en nuestra sociedad, que se jacta de ser avanzada de la manera más cotidiana. Está en todos los ámbitos: familia, trabajo, amistades, ocio… etc. Como mujer trabajadora y militante de CNT, voy a intentar explicar cómo el machismo está tan interiorizado, que hasta los convenios colectivos que firman los que dicen ser los representantes de trabajdores/as con la patronal, o los planes de igualdad redactados supuestamente para protegernos, son tremendamente dañinos, y no hacen más que empeorar la situación y seguir amparando al patriarcado como única forma de relación social, y tachando a las mujeres de histérica y exageradas.

El sector de la hostelería es machista, seguramente no más que otros, pero como este es el que conozco es el que voy a analizar. Los convenios son machistas y los planes de igualdad son machistas. Partiendo de la base de que los puestos de poder, tanto en empresas como en sindicatos, los ocupan hombres, os podéis imaginar lo que puede salir de un plan de igualdad. En un abuso de poder aplastante por parte de la patronal y amparado por los sindicatos mayoritarios, resulta que cualquier empresa puede sancionarte sin que ningún órgano de esta te pregunte por tu versión de los hechos. En el caso de una discusión, por ejemplo, no tienen por qué preguntarte si tú también te sentiste ofendida, o intimidada, o si esa discusión viene provocada por un comportamiento inadecuado y repetitivo por parte de la dirección. Simplemente te sancionan, con la versión única del superior claro está. También te pueden sancionar por tener pequeños descuidos en la conservación de los alimentos o del material, sin plantearse siquiera si estos vienen motivados por una sobre carga de trabajo .Incluso pueden sancionarte por cambiarte de domicilio y no comunicárselo a la empresa.

Leer más:[Hablan l@s compas] El abuso patronal y acoso patriarcal reflejados en los acuerdos entre empresa...

 J7K3685En nuestro tiempo parece haberse agotado el modelo de la mentalidad militante. Hoy día es (posmoderna, neoliberal y conformista) anti militante desde el momento en que se postulan actitudes poco participativas. Pero la forma de vida de un/a militante puede ser simplemente un modelo de conducta admirable, abstrayéndose de los fines a los que sirve. A sí mismo hay que distinguir la militancia como actividad de negación y destrucción, o como actividad de creación y construcción. Así pues, la militancia supone dos referencias: el TÚ esencial y el YO fundamental, el acontecimiento que nos cuestiona y la conciencia que responde (a la responsabilidad ética y moral de militar no se le pone límites ni en profundidad ni en extensión).

Si nuestro país fuera perfecto no habría necesidad de militancia. La persona perfecta viviría en armonía con otras personas perfectas y en perfecta armonía con la naturaleza. No tendríamos otra misión que gozar de ese país tan feliz. Pero la felicidad no pertenece a este país, aunque habitemos y participemos de ella, todavía no la poseemos con plenitud. Aun así hay personas y cada vez más que actúan como si ya estuvieran a resguardo de cualquier maleficio o maldición, entre tanto vivimos un espejismo como si residiéramos en el paraíso o en el cielo, solo a podemos considerarlo como un vivir alienado. Es la falsa felicidad del burgués sentado en su jardín cada día más extendida mientras fuera de ese pensamiento se extiende el dolor de una sociedad desposeída y mal tratada.

 

Leer más:[Hablan l@s compas] Removiendo conciencias

banner hablan-los-compasCuando hablamos de militancia en este sindicato, CNT, es inevitable que recordemos lo que creyeron, sintieron, padecieron, y todos los derechos socio-laborales que lograron nuestros antecesores. También recordamos a nuestros/as compañeros/as de lucha que consiguieron crear una identidad libertaria, anarcosindicalista y autogestionada. Por esto es la militancia un acto de convicción, apoyo, solidaridad...etc. y por qué no, también un acto de amor, lisa y llanamente. Es dar todo el apoyo por un proyecto de futuro en defensa de la dignidad, es solidarizarse con el otro que es igual que yo aunque piense diferente.

La militancia de hoy tiene más responsabilidades, fundamentalmente porque tiene el gran desafío de hoy para construir la liberación del trabajador de la explotación económica y de la esclavitud social. Los principios y las tácticas diferencian al anarcosindicalismo de los demás sindicatos, pero lo más importante es la forma en que se mantienen la lucha y los objetivos que tenemos propuestos. Si fuese necesario, sobrepasar los propios límites en esta defensa, en este compromiso. Sin más amenaza que la del afán indivisualista, esto en un proyecto colectivo, no tiene lugar.

No se quieren “tropas disciplinadas” que a todo digan que si, queremos tener compañeras y compañeros que piensen, que hagan sus propuestas, que tengan capacidad transgresora, que nos ayuden a equivocarnos lo menos posible. No queremos la práctica del culto al individualismo, a la personalidad, a la teoría del “lider”, que tanto daño han hecho, no tiene sentido en una organización en la que todo se mueve de forma colectiva.

Leer más:[Hablan l@s compas] Militancia: un camino común

Promo Dejadnos-aprender

Antes de empezar a escribir este texto me asomo a ludus.org. Casi 700 proyectos en todo el estado español relacionados con la “educación alternativa”. Y subiendo. Pero ¿qué entra dentro de la educación alternativa? Tras este pretencioso título se esconde la intención de generar, provocar debate; puesto que pocas respuestas podré aportar. Pero me daré por satisfecho si anima a alguien a continuar con la discusión. Si es alternativa, tendrá que serlo en relación a algo. Supongo que alternativo al sistema educativo estatal. A la institución creada por el Ministerio de Educación. Así que habrá que analizar qué elementos componen esa institución, ese sistema, para poder considerar que un proyecto es alternativo al propuesto por el Estado (no consideraré en este escrito la desescolarización, únicamente los proyectos “alternativos” que posean una “escuela”). Intentaré identificar los pilares fundamentales de las escuelas estatales y recoger algunas de sus posibles alternativas.

ORGANIZACIÓN VERTICAL

Unas personas mandan y deciden por otras. Alumnado, familias, profesorado, Equipo Directivo, Inspección, Área territorial, Consejería de Educación, Ministerio de Educación, Constitución y normativas europeas… en la cúspide de la pirámide habría que colocar a las empresas y la banca, pero como no pretendo posicionarme en este escrito, sino buscar la “objetividad”, no diré que el Capitalismo es quien determina la función y la estructura del sistema educativo y que el Estado se vale de él para transmitir su concepto de ciudadanía, delegar en el Estado la satisfacción de las necesidades básicas en detrimento de la autogestión popular, pretender la búsqueda de la interiorización del sentimiento de Patria… en oposición, nos encontraríamos la organización horizontal por medio de proyectos autogestionados, independientes de Estado, empresas e Iglesia.

Leer más:[Hablan l@s compas] ¿Educación alternativa? Apuntes para la reflexión

   
© Confederación Nacional de Trabajo - Leganés